Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
Battlefield 1

Battlefield 1 - impresiones modo Incursions

Ha costado, pero Battlefield 1 por fin estrena un modo competitivo puro con equipos de 5 contra 5.

Cuando piensas en Battlefield, se te vienen a la mente sus mapas enormes, sus batallas multitudinarias y hasta sus gigantescos vehículos. También un combate en bloques, con un frente principal, flancos y trincheras. DICE siempre se ha tomado esta serie con una escala que difícilmente aparece en otros juegos de acción en primera persona, y aquellos que han tratado de llegar a su tamaño, no han conseguido ni su calidad y detalle gráficos ni su ambientación. Una combinación que se traduce en una sensación de caos ordenado, creíble, que te hace olvidar lo pequeño que eres como soldado.

Aunque Battlefield 1 mantiene esas base, con tanques y tropas luchando a lo largo y ancho de los escenarios, el estudio sueco ha tratado de cambiar el tono y reducirlo todo a algo más semejante a lo que hace el resto para que el jugador pueda centrar sus acciones en algo más concreto e intenso. El modo Incursions, que así se llama, aporta un punto de vista más propio del competitivo, una reformulación de su estilo para que estos combates a pequeña escala encajen más en el terreno eSports y guste a los jugadores Pro. Lo que importa, por tanto, es qué resultado han dado estos cambios y si lo que ha salido encaja de forma natural en el espacio al que se dirige.

Funciona por un par de razones inesperadas. Las más sorprendente es el papel adicional que asume cada jugador. Puede que para crear este modo hayan tenido que simplificar algunos aspectos, pero la cohesión y de la comunicación siguen siendo fundamentales. Cada equipo lo componen cinco jugadores, ni más ni menos, en el que solo puede haber roles repetidos, es decir, que no habrá cinco francotiradores juntos. Son las cuatro clases que hemos conocido desde el principio más un líder de escuadrón, que doble como apoyo y como piloto, así que puede conducir y reparar cuando resultado dañado.

Al tener las tareas predefinidas y equilibradas entre los equipos, Incursions parece una mezcla entre Battlefield y arena shooters como Lawbreakers o Quake Champions, y la introducción de clases más potentes puede acabar marcando muchas diferencias si se compara con el efecto en una partida corriente. Tampoco es shooter de héroes construido sobre la temática de la Primera Guerra Mundial, es cierto, y cuenta con un sistema de progresión en la partida que permite que quien llegue a cierto nivel pueda, teóricamente, dar un golpe que la desnivele a favor de su equipo.

Battlefield 1

El otro factor a tener en cuenta es el ajuste del tamaño de los mapas. Siguen repletos de edificios entre los que avanzar, pero están mucho más pegados que antes, lo que conduce a que los combates se tengan que desatar más pronto que tarde. La lado destructivo del juego queda restringido hasta cierto punto por el añadido de los vehículos. No solo se usan mientras siguen funcionando para hostigar al rival, una vez echos trizas son un parapeto estupendo. En la demo que jugamos tuvimos la ocasión de ser piloto y nos llamó la atención que podíamos escoger entre dos pendientes de un cronómetro. Cuando no íbamos a pie era porque conducíamos o un vehículo ligero de transporte o uno más pesado con fuerza de ataque, pero vulnerable al fuego de mortero.

Pero no deja la impresión de que los vehículos tengan demasiada ventaja. Con ese equipo de cinco personas y tareas distribuidas todo el mundo es importante. El líder debe colocar al resto con cuidado, los médicos deben saber leer la batalla para ayudar y el fuego pesado debe estar siempre listo para el momento de encontrar a su gran blanco, porque si no te hará un gran destrozo. Solo fueron un par de partidas, así que no tenemos capacidad para sacar conclusiones sobre si funciona bien o no el concepto, está equilibrado o debe mejorar, pero a primera vista parece que ese mix calculado de clases encaja y de que no se han dejado puntos débiles.

Lo que no nos acabó de convencer es el sistema de puntuación, que ha cambiado respecto al normal. Es fácil capturar los tres puntos marcados en el mapa, pero después todo se un poco de madre. O eso es lo que ocurrió en esta pequeña demostración, que quizá no sea representativa de cómo se van a resolver las partidas con equipos bien conjuntados.

Más allá de esta queja, que no está del todo fundamentada, nuestra opinión es que incursions le viene muy bien a Battlefield 1 porque ese sistema de apelmaza todas sus fortalezas en un espacio más pequeño para que solo haya que centrarse en la acción ha quedado bien. El cambio de los mapas y la significación mayor de cada jugador con su clase, junto al sistema de progresión durante la partida, hacen que todo sea distinto. DICE demuestra que a veces menos es más, también en Battlefield.

Battlefield 1