Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
Dishonored: Death of the Outsider

Dishonored: La muerte del Forastero - impresiones

Billie Lurk, la habilidosa asesina aprendiz del antiguo antagonista de Dishonored, vuelve para enfrentarse a una misión casi imposible: matar a un dios que desafía a la muerte.

Billie Lurk tiene un historial de película: forma parte de un grupo de asesinos con poderes sobrenaturales responsables de la muerte de la emperatriz de las islas Jessamine Kaldwin, la enamorada del protagonista de Dishonored, Corvo Attano, y madre de la legítima heredera a emperatriz, más tarde asesina, Emily Kaldwin. Ahora, Lurk vuelve a la serie, esta vez con su nombre real.

En el DLC de Dishonored, El puñal de Dunwall, nos poníamos en la piel del mentor Daud para avanzar con sigilo rebanando cuellos mientras recibíamos instrucciones y protección de nuestra hábil aprendiz, Lurk. Sin embargo, al final de la expansión, Lurk se iba por el mal camino por culpa de Delilah Copperspoon, la bruja malvada que dirige el poderoso aquelarre de Brigmore y que más tarde se convertiría en la principal antagonista de la segunda entrega de la serie. Delilah manipula a la aprendiz y le asigna la misión de deshacerse de su mentor y ocupar su lugar como líder de los Balleneros, pero, como podréis suponer si jugasteis a Dishonored 2, al final... [sáltate los dos próximos párrafos si no sabes nada de la trama].

Tras más de una década, se revela que Billie Lurk adoptó la identidad falsa de Meagan Foster, capitana de un barco ballenero, después de haber ayudado al jugador (ya sea como Emily Kaldwin o como su padre, el guardaespaldas real Corvo Attano) a desplazarse y deshacerse de los objetivos necesarios para reclamar el trono y, con ello, salvar al último miembro vivo de la familia del jugador, que había sido convertido en piedra en el salón del trono del malogrado imperio. Lurk nos suelta la bomba de que ese es su verdadero nombre y, si bien técnicamente podemos matarla por su implicación en el asesinato de la antigua emperatriz, el canon del juego asume que somos mejores personas de lo que somos en realidad y que hemos dejado viva a la pobre mujer. Parece que la historia de Lurk todavía no ha llegado a su fin.

Dishonored: Death of the Outsider

¿Cuándo va a poder descansar entonces este personaje tan complejo? ¿Qué es lo siguiente que le espera a nuestra asesina de un solo brazo? Bueno, resulta que esta vez tiene que matar a un dios, un objetivo muy duro ya de por sí, pero que resulta aún más complicado si tenemos en cuenta que este dios ya ha muerto antes y disfruta manipulando de múltiples formas el espacio que le rodea y sus habitantes. Todo parece indicar que Dishonored: La muerte del Forastero nos plantea la que, en teoría, es la misión más difícil a la que nos hemos enfrentado hasta ahora para concluir la serie con un final complicado pero muy gratificante. La pregunta es: ¿cómo se mata a un dios? Pues con la misma hoja que le rajó el cuello al Forastero y mandó su parte mortal al Vacío, por supuesto.

La demo a la que pudimos jugar en la Gamescom gracias a Bethesta nos metió de lleno en una escena de corte en la que se nos explicaba qué es lo que estábamos haciendo exactamente. Billie Lurk vuelve a ponerse en contacto con su antiguo amigo Daud después de abandonar el Dreadful Wale y la verdad es que, si tenemos en cuenta que ella lo traicionó, se unió a un maligno aquelarre de brujas y luego intentó asesinarlo en su nombre, parece que Daud la trata bastante bien. Nuestra primera misión consiste en adquirir la espada ceremonial con dos hojas que se utilizó para matar al Forastero, que está en manos de una banda llamada The Eyeless (Los Sin Ojos). Es entonces cuando descubrimos que los líderes de la banda mantienen vínculos con el propietario de un salón de belleza de nombre The Red Camelia (La Camelia Roja), así que para allá nos vamos.

Dishonored: Death of the Outsider

Para cumplir nuestro objetivo, tendremos que o bien entrar por un portal que está cerrado con llave o saltar un enorme barranco. Por suerte, nuestra protagonista cuenta con poderes sobrenaturales. Algunos se asemejan a poderes que ya hemos visto antes, mientras que otros son completamente nuevos, pero todos ellos nos ayudarán a superar los desafíos que se nos presenten durante nuestra aventura.

Uno de los que hemos visto ya en diferentes formas es Displace, "desplazar" en español, la versión de Billie de la habilidad Guiño. No obstante, en vez de teletransportarse inmediatamente a un lugar determinado, Billie coloca un marcador con el que se puede cambiar de lugar al momento o teletransportarse más tarde siempre y cuando esté dentro de su rango de alcance y de visión. Esta última posibilidad resulta extremadamente útil a la hora de adoptar una posición estratégica antes y durante los combates. Y ya que tocamos el tema de utilizar esta habilidad durante las batallas, nos gustaría añadir que también podremos usarla para matar enemigos. Si ponemos el marcador en un humano, Billie intercambiará su posición con este y el objetivo explotará, aunque hay que mencionar que ella también recibirá algo de daño al llevar a cabo esta acción.

Dishonored: Death of the Outsider
Dishonored: Death of the Outsider