Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
avances
Total War: Warhammer II

Total War: Warhammer II - Impresiones con los Skavens

Sacamos las garras para ponemos al frente de las hordas Skaven, el cuarto ejército anunciado para la segunda parte de este juego de estrategia.

Primero vimos a los Hombres Lagarto, luego supimos que los Altos Elfos también estarían metidos en el meollo y ahora hemos tenido la oportunidad de ver en acción a los Elfos Oscuros y, lo que es aún más interesante, a los Skaven. Poco a poco, nuestros ejércitos favoritos van dando el salto al formato digital y Total War: Warhammer II se va tomando forma para convertirse en todo un regalo para los fans del género fantástico.

La relación personal de este autor con los Skaven se remonta a muchos años atrás, a los tiempos de Shadow of the Horned Rat, un juego de estrategia que precedió a la serie Total War y que, sin lugar a dudas, ejerció una gran influencia sobre esta. Este título experimentó un nuevo despertar el año pasado, cuando Fatshark lanzó el entretenido Warhammer: Vermintide. Ahora, esta pestilente facción se dispone a hacer su aparición en Total War: Warhammer II y, por supuesto, lo hace por todo lo alto.

Lo primero que nos llamó la atención en nuestra introducción, en la que jugamos a los primeros niveles en el mapa de campaña, es el gran esfuerzo que se ha puesto en diferenciar a los Skaven de otros ejércitos. Al igual que ocurrió con los Hombres Lagarto, los chicos de Creative Assembly han tirado la casa por la ventana a la hora de introducir características distintivas. La selección de ejércitos disponibles sigue aumentando de formas nuevas e interesantes y, con ella, las posibilidades del jugador, así como los dolores de cabeza de los diseñadores del estudio mientras intentan buscar algo de equilibrio, si es que es posible.

Total War: Warhammer II
Total War: Warhammer IITotal War: Warhammer II

De todos modos, está claro que los de Creative Assembly se han divertido mucho creando a los Skaven. Este ejército de roedores bigotudos se guarda más de un as bajo su manga infestada de pulgas. Los arteros hombres rata se expanden como una plaga por todo el mapa y cuentan con sus propias mecánicas de movimiento (su habilidad para acechar al enemigo les permite tender emboscadas a los ejércitos contrarios) y por supuesto, con unidades exclusivas. Además de esto, las fuerzas enemigas tendrán que entrar en ciudades que a priori parecen abandonadas y explorarlas para descubrir si ya hay ratas en el lugar, correteando bajo las calles por las alcantarillas, por lo que todo parece indicar que podremos poner trampas a nuestros oponentes.

Aunque este pequeño truco se manifiesta en el mapa de campaña, existe también un movimiento muy similar para el campo de batalla que nos permitirá sorprender al enemigo con unidades que salen de debajo de la tierra de repente en el momento que nosotros decidamos. Podemos hacer, por ejemplo, que nuestra 'sorpresita' coincida con una gran carga de infantería (parece que las unidades Skaven de nivel bajo son muy baratas), y así entablar combate con las unidades de ataque a larga distancia en el momento en el que empiecen a descargar flechas de fuego sobre nuestras tropas en un intento por detener nuestro avance, o quizá distraer a un señor legendario o retrasar a los refuerzos enemigos mientras el resto de nuestro ejército se abalanza sobre un objetivo concreto.

El argumento de Total War: Warhammer II sigue la línea de sus predecesores, pues se centra en el Gran Vórtice que flota sobre Ulthuan. Los Skaven tienen sus razones para querer debilitarlo, así que se enfrentan a las otras tres facciones. Según el director del juego, Ian Roxburgh, la historia de los Skaven será única y se integrará en la campaña sandbox: "Es algo que hemos hecho mucho más en Warhammer II que en cualquiera de los Total War anteriores", nos explicó Roxburgh. "Hemos creado misiones, objetivos y demás y todo ello está vinculado con la historia y nos remite a ella. No hay por qué involucrarse; el juego estilo sandbox sigue ahí, así que se puede jugar de forma genérica, pero si quieres, también habrá ese sabor extra y podrás sumergirte todavía más en el mundo de Warhammer viendo los vídeos [in-game] e interactuando con los rituales del vórtice".

Total War: Warhammer II
Total War: Warhammer II