Gamereactor International Español / Dansk / Svenska / Norsk / Suomi / English / Deutsch / Italiano / Português / Français / Nederlands
Gamereactor
Acceder como usuario






¿Olvidaste tu contraseña?
No estoy registrado, me gustaría registrarme

Ingresar desde un sitio externo
Gamereactor España
artículos
The Long Dark

The Long Dark - Análisis en desarrollo

La aventura narrativa de supervivencia desarrollada por Hinterland Studio sale del acceso anticipado, pero quizá debería haber esperado un poco más.

  • Texto: Ford James

Las valoraciones de The Long Dark que se recogen en este análisis se refieren a la versión para PlayStation 4. Vuestra experiencia en lo que se refiere a bugs y fallos puede variar en otras plataformas. Volveremos pronto a jugar para comprobar si se han solucionado los problemas y así publicar un análisis con puntuación en condiciones.

Cuando The Long Dark vio la luz en el programa de acceso anticipado de Steam hace ya casi tres años, nos encontramos con un título de supervivencia muy limitado pero con mecánicas sólidas y un aspecto visual espectacular. El único modo disponible por aquel entonces era el modo supervivencia, en el que nuestro objetivo consistía simplemente en mantenernos con vida el mayor tiempo posible. Los chicos de Hinterland Studio confirmaron que estaban trabajando en un modo historia, pero el tiempo pasaba y, ante la falta de noticias, los fans comenzaron a impacientarse. El 'hype' por el modo historia siguió creciendo en los foros del juego en subreddit y Steam, pero no fue hasta el lanzamiento del juego completo que pudimos ver una primera muestra del modo narrativo y... ¡Madre mía! Las cosas no podrían haberle salido peor a los desarrolladores canadienses.

Para empezar, la historia parte de una premisa bastante tópica: tanto en el modo historia como en el modo supervivencia, los jugadores se ponen en la piel de un piloto que se ve obligado a realizar un aterrizaje de emergencia en las gélidas tierras del norte de Canadá después de que su avión se vea afectado por un misterioso pulso electromagnético. Los lobos, los osos y otros animales son los únicos habitantes de estos territorios helados, con la excepción de una o dos personas más que aparecen el modo historia. Casi todo el mundo se ha marchado de la región al temer por su propia seguridad, así que saquear casas abandonadas y vehículos olvidados es la única forma de sobrevivir. Calmar la sed y el hambre, mantenernos calientes y evitar la fatiga serán las claves para no desvanecernos en la oscuridad o convertirnos en el almuerzo de algún lobo.

The Long Dark

Desde el principio, está claro que el modo historia más lineal, llamado Wintermute, es al que los desarrolladores quieren que nos enfrentemos primero. No en vano aparece como primera opción en el menú principal. Sin embargo, para aquellos que no os hayáis enfrentado previamente a la naturaleza implacable de The Long Dark en el modo supervivencia, empezar por aquí no es lo más recomendable. En Wintermute, nuestro protagonista recibe el nombre de Will Mackenzie. Un día, su exmujer, Astrid, se pone en contacto con él para pedirle que la lleve en su avión a un lugar remoto a pesar de las peligrosas condiciones meteorológicas. Will acepta a regañadientes y... ¡sorpresa! El avión se estrella y ambos acaban separándose. El argumento se centra exclusivamente en dar con el paradero de Astrid para poder escapar del infierno nevado al que ambos han ido a parar.

El tutorial del juego es una abominación. Sí, no hay otra forma de definirlo. No recibimos ningún tipo de guía, ni indicaciones de qué botones debemos pulsar, no aparecen los objetivos en pantalla... nada de nada. Tendremos que entrar y salir del menú de opciones una y otra vez para comprobar los controles e ir a la pestaña de las misiones para ver qué se supone que tenemos que hacer. Sin embargo, lo más ridículo es el mensaje que aparece cuando intentamos cosechar escaramujos, que se emplean para preparar un té con propiedades curativas. Básicamente, el juego nos dice "todavía no necesitas esto" y no nos deja recogerlos. O sea, ¿estamos en un juego en el que el objetivo principal es sobrevivir y nos dicen que no podemos coger aún un ingrediente muy útil? Alucinante.

The Long DarkThe Long Dark
The Long Dark

Matar y recoger conejitos inocentes es un mal necesario para sobrevivir a las durísimas ventiscas de las tierras canadienses. Pronto nos topamos con una llanura helada en la que estos pequeños cabroncetes saltarines campan a sus anchas. Nuestra única arma son los montones de piedras que encontraremos por el suelo. Básicamente, tendremos que lanzarlas desde lejos para dejar inconscientes a los conejos y así poder acercarnos y romperles el cuello. El problema es que no hay ningún tipo de mira o icono y los resultados al lanzar las piedras son cuanto menos bastante irregulares. 'Apuntar' consiste en levantar la mano y adivinar la distancia a la que debemos colocarnos, ya que si nos acercamos demasiado los ahuyentaremos, así que lleva una burrada de tiempo pillarle el tranquillo lo suficiente como para acertarles a menudo.

Con un personaje que tiene que comer y beber muchas más veces que cualquier persona normal, gestionar las estadísticas para evitar morir de desnutrición se convierte en una tarea ardua. Siendo realistas, un ser humano puede sobrevivir hasta tres semanas sin comida y tres días sin agua, pero Will Mackenzie puede zamparse dos bistecs de carne de venado enteros y seguir con hambre y luego hacer lo mismo seis horas más tarde. Sí, sabemos que, después de todo, es solo un videojuego, así que no tendría sentido que se aplicasen las mismas condiciones que en la vida real, pero tal y como está la cosa ahora, pueden pasar días antes de que consigamos hacer algo, ya que tenemos que estar pendientes todo el tiempo de mantener a raya los niveles de sed y hambre.

The Long Dark
The Long DarkThe Long Dark
The Long Dark
The Long DarkThe Long DarkThe Long Dark